Tu carrito
Total artículos:
¿Tienes un cupón de descuento?
Pago total
Confirmar pedido
15 días para cambiar o devolver tu compra después de la entrega
Tu transacción es segura. Utilizamos la última tecnología para proteger tu seguridad y mantener tu privacidad.
Iniciar sesión

7 consejos para mantener tu equipo de protección en buen estado

Alarga la vida de tu traje ignífugo y garantiza tu protección con esta guía sencilla

El mantenimiento de los equipos de protección no solo alarga su tiempo de vida, es absolutamente imprescindible para garantizar su función de protección. Las garantías de los fabricantes suelen estar sujetas al correcto uso de los mismos, especificados en el manual de uso. El EPI se emplea para la protección del trabajador. En general, este equipo constituye una barrera o escudo entre una o varias partes del cuerpo y el peligro, de modo que proteja al trabajador frente a un posible riesgo o evite o disminuya los daños derivados de un accidente. De hecho, este papel de los EPI se representa, a veces, gráficamente mediante pictogramas en forma de escudo que simbolizan la protección que ofrecen frente a distintos riesgos. 

 El personal de emergencias enfrenta retos y situaciones de urgencia para los que el buen estado del EPI es crítico. ¿Sabes cómo mantener la ropa ignífuga vft? Sigue esta pequeña guía. 

 

7 consejos para mantener tu EPI en buen estado

 

1. Lavar siempre la ropa de trabajo por separado, no mezclarla con el resto de ropa personal.

2. Instrucciones de lavado:

  • Lávalo en seco a temperatura máxima de 40ºC.
  • Nunca uses lejía. 
  • No utilizar nunca blanqueantes ni detergentes que contengan peróxido de hidrógeno, ya que reducen las propiedades de resistencia a la llama del tejido. 
  • No se recomienda el uso de suavizantes, ya que pueden enmascarar el rendimiento de la resistencia a la llama y pueden actuar como combustible en caso de una combustión.
  • Se debe de lavar y secar siempre las prendas del revés para ayudar a mantener el buen aspecto de la superficie de las prendas. Y dejar abrochadas las cremalleras durante el lavado.

3. Plánchalo a 150ºC.

4. Mantener las prendas limpias y secas tras su uso evitará el desgaste acelerado del aislante eléctrico.

5. Cuando no les des uso, guárdalos en un lugar seco evitando su exposición al sol.

6. No repares los rasgados. El hilo de algodón es inflamable, podría ser muy peligroso si se produce una explosión por llama.

7. En caso de salpicadura de líquidos químicos o inflamables, comprueba su estado y límpialo o retíralo del servicio.

 

Recuerda, cuidar de tu equipo es una inversión en tu propia seguridad.