Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar
Tu carrito
Total artículos:
¿Tienes un cupón de descuento?
Pago total
Confirmar pedido
15 días para cambiar o devolver tu compra después de la entrega
Tu transacción es segura. Utilizamos la última tecnología para proteger tu seguridad y mantener tu privacidad.
Iniciar sesión

La gestión forestal como herramienta para prevenir los grandes incendios forestales

Herramientas y maniobras para enfrentar la nueva generación de incendios en el Reino Unido

 

 

 


Craig Hope se unió al servicio de bomberos en 1993 y trabajó en numerosos puestos y estaciones. En 2003 se convirtió en Responsable de Vigilancia en una de las estaciones de incendios forestales más concurridas del sur de Gales, si no del Reino Unido. Durante los últimos 13 años, ha estado muy involucrado en el proyecto Wildfire. Ha introducido vehículos off-road especializados, kits de extinción, helicópteros, EPIs forestales, y nuevas tácticas y entrenamientos, como el uso del fuego técnico.

 

vft: Cuando hablamos de incendios forestales en el Reino Unido con profesionales locales, a menudo oímos que 2018 fue un punto de inflexión (un año que cambió las dinámicas).

CH: Los incendios en el Reino Unido solían producirse en invierno y en primavera, al contrario del resto de Europa. 2018 fue como una llamada de alerta; tuvimos numerosos incendios entre los meses de julio y agosto, cosa que supuso un gran reto para nosotros porque, aunque habíamos experimentado comportamientos extremos, no estamos acostumbrados a combatir incendios de verano. Cuando el suelo está tan seco, se producen reignifciones constantes y la cantidad de combustible disponible deriva en incendios mucho mayores.

 

vft: ¿Habéis identificado las causas de este cambio de comportamiento?

CH: En España y en Portugal ha habido un éxodo rural. En el Reino Unido no,  la gente sigue viviendo en el campo, pero hemos perdido animales de pastura, han disminuido las ovejas, las cabras y la vegetación crece sin control. Las prácticas en las zonas rurales han cambiado, provocando un incremento de combustible disponible. Estos grandes matorrales, son muy difíciles de apagar cuando se encienden. Por supuesto, el cambio climático también ha afectado gravemente a las condiciones meteorológicas. La combinación de estos dos fenómenos tiene un gran impacto en la evolución de nuestros incendios forestales.

 

vft: ¿Cómo ha afectado esta evolución a vuestros servicios?

CH: En 2011 cuando empecé a trabajar como responsable de una brigada, registré 400 llamadas a lo largo del año, pero la mayoría eran pequeños incendios en interfase. En los últimos años, hemos reducido notablemente el número de llamadas, pero cuando llegan, se trata de incendios mucho más intensos, que pueden quemar largos días, hasta 4 y 5 semanas. Tenemos menos igniciones pero la parte negativa de ello es que cuando hay menos incendios la vegetación crece y la alta disponibilidad de combustible induce a incendios mucho más grandes.

 

vft: ¿Cómo es la situación en el sur de Gales?

CH: En el área del sur de Gales había mucha silvicultura, originalmente se plantaron árboles para extraer la madera que se utilizaba en las minas de carbón. Ahora las minas han cerrado y tenemos una gran cantidad de vegetación alta, campos en los que ya no se pastura, páramos abiertos y tierra abandonada. Es una zona de gran actividad de incendios forestales.

vft:¿Es por este motivo que vuestras brigadas están mejor equipadas que la mayoría en el Reino Unido?

Tenemos suerte porque, el hecho de que se produzcan más incendios en esta región hace que la gente esté más alerta y estemos mejor preparados. Tenemos combatientes que dominan el fuego técnico. Tenemos un helicóptero contratado. Entrenamos y formamos a nuestros equipos, dándoles el conocimiento necesario para evolucionar de bomberos a oficiales o expertos tácticos en incendios forestales; les enseñamos cómo planificar, cómo tener una visión global de un operativo. Cuando hacemos quemas prescritas, vamos las cuatro estaciones de la zona y trabajamos conjuntamente y equipados con EPIs forestales, herramientas y maquinaria. Ha sido un largo proceso pero estamos adaptándonos. Intentamos avanzar constantemente. 

vft: ¿En el resto del país están menos concienciados?

CH: Tienes que entender que nuestra vegetación es diferente de la del sur de Europa. En España o en Portugal, nuestros colegas pueden mirar la tierra y decirte dónde se produjo un incendio que ardió hace 50 años, todavía podrás ver la cicatriz. En el Reino Unido tuvimos un gran incendio hace dos meses y la naturaleza ya ha retomado su color verde de nuevo. Nuestro desarrollo del fuego es mucho más corto. Aunque estemos en pleno verano y tengamos temperaturas bastante altas, la humedad y las lluvias hacen que la vegetación pueda seguir creciendo mucho en los meses más cálidos. La gente no pierde propiedades en los incendios forestales del Reino Unido, porque nuestras casas están construidas sobre cimientos de ladrillos y tejas. Somos afortunados, pero eso desvía la atención de la población. A veces es necesario un desastre para cambiar la mentalidad de las personas. Por suerte, no estamos en ese escenario, pero nadie sabe qué nos deparará el futuro.

vft: ¿La situación de pandemia ha supuesto un reto para los equipos de extinción británicos?

CHTuvimos una primavera muy seca hasta principios del verano. Cuando empezó el confinamiento, pedimos a los propietarios de fincas rurales que no hicieran quemas prescritas por los riesgos implícitos que podían acarrear. La falta de gestión hizo que la vegetación estuviera más crecida y seca y en algunas regiones desencadenó en grandes incendios. Lidiar con ellos intentando mantener la separación entre combatientes ha sido realmente difícil. Por lo general, hubo menos igniciones que en 2019, pero la superfície quemada fue mayor. En cifras, se detectaron 600 incendios forestales y se quemaron 8000 hectáreas en Gales este año.

 

vft: ¿Qué herramientas han resultado ser más útiles en tu zona?

CH: Los sopladores de hojas son muy útiles en primavera, cuando el suelo todavía está húmedo, pero en cuanto se seca, usamos mangueras forestales de 25 metros, porque sabemos que necesitamos agua para hacer frente a los incendios más intensos. Usamos kits de extinción de alta presión (tenemos 8 unidades), 4 montados en pick-ups y 4 en vehículos UTV. Hemos diseñado una especie de caja de herramientas contra incendios, usamos unas u otras en función de la tipología de operativo y de la época del año. Intentamos adaptar nuestras herramientas para poder abordar los nuevos incendios que se están produciendo. Todo evoluciona. Cuando estuve en Cataluña en 2012, fuimos a trazar líneas de defensa con Gorgui, les expliqué a los oficiales que nuestro terreno es diferente y que esa herramienta no era útil para trabajar en el sur de Gales. Este año, con la sequía que ha habido, decidimos encargar una Gorgui y ponerla a prueba, ¡lo cierto es que ha empezado a cobrar mucho sentido!

 

vft: ¿Cuales son las maniobras y tácticas que os han resultado ser más útiles?

CH: La táctica más eficiente es el uso del fuego técnico. No siempre se pueden hacer quemas prescritas, pero cuando es posible hacerlas, nos supone un gran ahorro en recursos. Antes esperábamos a que los incendios se produjeran para enfrentarlos; ahora sabemos cuando se van a producir y trazamos líneas de defensa y creamos zonas seguras antes de que arranque la temporada de incendios. También tenemos un robot desbrozadora, similar a la Dronster. Es muy útil para prevención, pero también la hemos usado para trazar líneas de defensa en situaciones de incendio.

vft: ¿Monitoreáis los incendios a través de vistas satelitales?

CH: Sí, pero extraoficialmente. Algunos de nosotros tenemos asesores que utilizan Sentinel 2 y EFFES. Constantemente medimos los patrones climáticos y los índices de propagación. También utilizamos el software de las empresas de la NASA para ver los puntos calientes y las áreas quemadas. Este año usamos bastantes vistas satelitales para monitorear los incendios de Dorset y de Brecon Beacons, al sur de Gales (tuvimos un incendio de 13000 hectáreas allí). También colaboro estrechamente con la comunidad científica. Particularmente en la Universidad de Swansea, donde estudio un Master en Incendios Forestales y su Percepción Pública. Me he dado cuenta de lo rápido que están cambiando las cosas. ¡Algunos textos que escribí hace dos años ya están desactualizados!

vft: ¿Podrías hacer alguna predicción?

CH: Lo que he visto en el sur de Gales y en el Reino Unido es que hay un incremento de combustible disponible debido a la falta de gestión del territorio. Además, parece que no somos capaces de evitar que la gente provoque incendios (todos los incendios en el sur de Gales son deliberados, sabemos que lo son porque se producen el mismo número de incendios de día que de noche. Se han iniciado algunas investigaciones al respecto, pero los resultados no son concluyentes). Mi opinión es que solo el clima nos mantiene a salvo y si nos adentramos cada vez más en un modelo climático en el que las estaciones cálidas se alargan, se avecinan problemas, porque los incendios que vi en 2018, los incendios que he visto en el sur de Inglaterra este 2020, no son tan diferente de algunos incendios que he visto en España o en Portugal.  

En el futuro, podría haber una especie de grupo de bomberos especialistas que trabajara con los propietarios de las tierras para, no solo responder a los incendios forestales, sino gestionar la vegetación y el paisaje, cosa necesaria en el Reino Unido.